La princesa de hielo

jueves, marzo 19





Título: La princesa de hielo
Autora: Camilla Läckberg
Editorial: Maeva
Páginas: 415









Una autora capaz de crear adicción nos conduce hasta el corazón de la sospecha en una inquietante novela de misterio poblada de personajes sorprendentes.


Sinopsis
Tras el fallecimiento de sus padres, la escritora Erica vuelve a su pueblo natal, Fjällbacka. No imagina que allí se verá envuelta en una peligrosa intriga cuyos protagonistas no son otros que sus propios compañeros de la infancia. El drama se desata cuando su amiga Alex, quien se encontraba embarazada, aparece muerta. Todos creen que fue un suicidio; sin embargo, pronto se descubre que fue asesinada. Con la ayuda del comisario Patrik, la joven descubre un oscuro secreto del pasado largamente guardado.



Mi opinión
Hace tiempo que quería escribir una reseña de este libro. Lo leí el verano del año anterior, está narrado en tercera persona y la escritora capta las perspectivas de cada personaje. Tengo que admitir que al principio la historia se ve bastante aburrida y cansina. Es un poco desconcertante el modo de escribir de la autora, pues cada capítulo está escrito desde las perspectivas de los personajes que complementan la historia, y no menciona algo como: Narración de Fulanito, o Narración de Perenganito, ya saben. Pero eso es lo que le da un toque de misterio a la historia, hasta que uno va hilando la trama, uniendo los puntos.

No sé por qué le llamen ''suspense'', pero yo prefiero llamarle ''suspenso''. Es decir, creo que se escucha un poco tonto llamarle en inglés, cuando hablamos en español. Bueno, pues, es un libro que contiene una trama muy elaborada, con secretos familiares, que literalmente, cuando las cosas van tomando forma, te dejan con la boca abierta.


La primera vez que intenté leerlo, lo dejé y continué con Alicia en el País de las Maravillas. Así de aburrido me pareció. Pero días después me decidí, y me obligué a no despegarme de las páginas. Claro, que mi primera impresión al leer el título, fue que quizás en el título hablaran literalmente y fuese una princesa de hielo, algo así como en Frozen, y la niñita rubia que sale en la película del chico tiburón y la niña Lavagirl... Pero nada que ver.

Como la sinopsis les ha revelado que la mejor amiga de la infancia de Erica, apareció muerta en la bañera, voy a hablarles un poco sobre esta escena. Lo cierto es que fue la parte que me regaló una sensación extraña, con un poco de miedo. Creo que jamás he visto el cuerpo de un muerto en mi vida, pero imaginarlo fue demasiado extraño y, no sé, sentí un poco de morbo. Me hizo formar una imagen del cuerpo de Alex, inerte y esbelto en una bañera, y colores azulados, pálidos y tristones, propios del invierno se posan en la escena. Por más que intento encontrar alguna imagen similar, no puedo. Y creo que está mejor ahí en mi mente. Creo que nuestra mejor adaptación cinematográfica la creamos nosotros mismos. Por eso muchas veces nos decepcionamos con las películas que filman. Porque no le llegan ni al talón a la imaginación.

La casa estaba desierta y vacía. El frío penetraba por todos los rincones. En la bañera se había formado una fina membrana de hielo. Y ella había empezado a adquirir un ligero tono azulado.
Pensó que, tumbada, como estaba, parecía una princesa. Una princesa de hielo.
Tenía que poner la imagen, no me resistí...

No tenía idea de que ya habían hecho la novela gráfica hasta que busqué hace unos minutos la imagen de la portada del libro. Y afortunadamente puedo mostrarles algunos dibujos.

Ahora, centrándome en la trama, digamos que hay mucha gente involucrada, y algunos problemas en el pasado, dieron lugar a otros, y así sucesivamente. Conforme la investigación sobre la muerte repentina y misteriosa de Alex (pues sus padres no podían creer que hubiese sido capaz de suicidarse), muchas otras cosas se descubren. Y, justo cuando yo comencé a sospechar de algunas cosas... ¡BOOM! Explotó la bomba y se confirmaron esas dudas que comenzaba a tener. 


Sin embargo, pude sentir la preocupación aún presente de Erica, al recordar sus años de infancia, cuando Alex y ella charlaban por teléfono o salían a jugar, y de la nada su amiga dejó de hablarle, y se marchó a vivir a otra ciudad, sin siquiera una dedicarle una despedida. Lo que hace a uno preguntarse: ¿qué le hizo hacer eso? Es decir, debe haber motivos. ¿Se imaginan que les suceda algo así y aún en la adultez, no haberse recuperado de tan terrible suceso?

Mientras voy escribiendo, la historia y los hechos vuelven a la vida, y esa capa nebulosa del ligero olvido con el tiempo, se deshace, dando lugar al recuerdo de que en realidad nadie conocía a la difunta. Y odio a Alex, porque...no sé, pienso que era demasiado creída y marcaba límites con respecto a qué tanto los demás debían conocer de ella. No era una chica feliz...a menos no con su esposo.

Todo es muy intrigante, a tal grado que te es imposible dejar de leer. Sientes tus ojos pasear de una línea a otra, tratando de asimilar los hechos y quieres terminar de leerlo en una sola noche porque la curiosidad te está matando y quieres saber quién asesinó a quién, a qué hora, quién hacía qué, en dónde estaba y todo eso. Los pequeños objetos o posiciones de estos, la hora, los testigos, TODO forma parte muy importante en la trama, porque es lo que la forma. Me encantaron los detalles, pues han tenido un protagonismo muy especial y admirable. 

Cosas que no me agradaron:
En primer lugar, Erica es una escritora soltera que se obliga a sí misma a escribir...unas diez páginas al día más o menos. Lo que a ella le gusta escribir son biografías de otros escritores. Y, o sea, creo que si uno se siente obligado a escribir para cumplir con una responsabilidad, no debería hacerlo. Es decir, cuando me obligo a mí misma a escribir algo poético o bien relatado, con frases ingeniosas y descripciones inigualables...me es muy difícil. Casi imposible. Vive la típica vida de una soltera aburrida, hecha un desastre, y que también teme a las relaciones serias.
Tampoco me ha agradado que todo se remontara en terrenos suecos. No conozco paisajes de ahí, y me costó bastante imaginármelos. Algo obvio es que hacía un frío espantoso, que tiene el poder de penetrar las hojas de la imaginación al mundo real, un frío que no puedes aplacar a menos que tengas una taza de café hirviendo entre tus manos o tomes vino y hagas el amor con alguien para entrar el calor.

Puntuación
/5

8 comentarios:

  1. Estos suspense XD me encantan, mi genero favorito. Desde la sinopsis me atrapo, la razón del nombre del libro es muy buena.
    creo que necesito una información muy importante, cuanto te costó? se ve caro xd

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja pues ni idea de cuanto cueste, es que me lo prestó una amiga jajaja y aún no se lo devuelvo jajaja

      Eliminar
  2. No conocía el libro y aunque parece haberte gustado bastante yo por el momento no me animo a leerlo. Gracias por la reseña.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Me ha parecido muy interesante la reseña, mi madre tiene un libro de esta autora pero no sé si es justamente éste... una puntuación de 5/5 me dice que debería robarle ese libro a mi madre. Por cierto, me encanta la imagen de Elsa. Un saludo :) P.D.: Vengo de la Asociación Blogger :)

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa!
    Disfrute mucho con este libro, Camilla es mi autora favorita, me he leído todas sus obras, me encanta! solo me queda la última La mirada de los Ángeles. Besotes

    ResponderEliminar
  5. Me gusta la temática y el ambiente se ve bastante interesante, al igual que la trama, mmm lo más probable es que lo lea
    ¡Gracias por la reseña! besitos ><

    ResponderEliminar
  6. Me espera en la estanteria desde hace mucho y nunca le saco un hueco pero parece fantástico *3*
    Me ha encantado el gif de Elsa JAJAJAJA
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  7. Yo le tengo muchas ganas!! :D me lo han regalado y debo leerlo wii! la verdad yo soy amante de este genero. Saludos

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita, agradecería tu opinión. Aunque no responda, ten por seguro que te leo ;). Con cariño, Londres.