Reseña: Tal vez vuelvan los pájaros

domingo, septiembre 20




Título: Tal vez vuelvan los pájaros
Autor: Mariana Osorio Gumá
Páginas: 247
Editorial: Castillo

 Gracias a la editorial por el ejemplar.


Mar vive entre palabras inventadas y travesuras, como cualquier otro niño, hasta que su vida se fragmenta: su padre desaparece sin razón aparente. Aunque ella no lo sabe, ese día comienza su exilio. La niña se ve obligada a dejar atrás su mundo particular, e inicia un complicado tránsito que empieza en las calles llenas de militares de Santiago y termina en México, un lugar que desconocen ella, su madre y sus hermanos. A la ausencia de su padre se suman el desarraigo, la falta de certeza y una constante sombra de muerte. Mar decide entonces hacer un voto de silencio: no dirá una sola palabra hasta que vuelva a ver a su padre, aunque no sabe si está vivo o muerto y nadie tiene la certeza de que pueda regresar.




Tengo algunas críticas sobre este libro. La verdad es que tenía una vaga idea de con qué iba a encontrarme, y el vocabulario de este libro me sorprendió, al mismo tiempo que me desorientó en muchas ocasiones. Lo que sucede aquí es que tiene palabras chilenas, mejor conocidas como regionalismos, y me costó muchísimo hacerme una idea de qué significaba cada cosa. Bueno, no iba a estar cada segundo buscando en internet las palabras nuevas que no entendiera, porque me iba a tardar años, así que mejor lo dejé así.

Lo que me molestó mucho de este libro, es cómo tratan a Mar. Es decir, como ella tenía ocho años, sus padres le ocultan lo que está sucediendo allá afuera: guerra, balaceras, etc. Sus padres siempre la mandan a jugar cuando no quieren que escuche conversaciones de adultos. Y en ese caso, comprendo que quieran evitar preocuparla, pero hay un límite, y me harté. 

Entre cada situación, Mar se desvía del tema y comienza a contarnos sobre las cosas que ha vivido: anécdotas locas de niños. Justo cuando el libro estaba comenzando a gustarme, las cosas se vinieron abajo, aburriéndome un poco. El papá de la niña es ateo, y no cree en otra cosa que no sea el hombre, PERO Celia, digamos que la ayudante de casa de la familia, tiene creencias muy diferentes. Celia cree en Dios, así como también en la magia, y le infunde este tipo de conocimientos a la pequeña, lo que le ayuda a Mar a sobrellevar lo que viene.

Es un libro triste, sin duda, pero al mismo tiempo nos hace ver todas las dificultades y barbaridades que sucedieron en los años del golpe de estado de Chile.

Muchas veces me confundía, pues no sé bien si las palabras que la niña utiliza son creaciones suyas, o de plano son palabras chilenas. Sigo pensando que habría sido muchísimo mejor que incluyesen un glosario al final del libro, pero bueno...

No ayuda mucho el hecho de que se repitan siempre las mismas expresiones y palabras. Comprendo que se supone que es un libro narrado por una niña de ocho años, pero en ese aspecto me llegó a cansar leer siempre las mismas palabras.

Lo que sí me gustó es que en algunas ocasiones me di cuenta que algunas frases se escuchaban muy poeticas, lo cual es muy lindo.

''Tengo un tarro roto del que se sale el mundo. Se escurre como agua por el suelo y sigue yéndose sin encontrar dónde parar.''

No es un libro que me haya gustado mucho, para ser del todo sincera con ustedes. Pero ya saben que yo siempre les digo que se animen a leer, aunque la reseña no sea muy buena. Es decir, no porque a mí no me haya gustado, significa que a ustedes tampoco va a gustarles, ¿o sí?

¡Besos!


PUNTUACIÓN

2 comentarios:

  1. Hola!! Me ha gustado mucho tu reseña, sobretodo porque es un envío editorial y no por ello lo has puesto por las nubes. Esa época en Chile me llama mucho la atención, pero creo que este libro no será el ideal para adentrarme en ella. Mi ciudad natal (y donde viví hasta los quince) es la frontera con Chile, así que estoy muy familiarizada con sus regionalismos, pero aún así no soy fanática de leerlos. O por lo menos en literatura internacional jaja, si es de mi país me gusta porque puedo diferenciar las regiones o zonas que conozco, tonterías mías jaja. Un beso, guapa ♥

    ResponderEliminar
  2. Me gustó mucho tu reseña, Ravelo. Y me reí, das risa, eres una payasa. Por cierto, corroboro lo que dijo María Fernanda: me gusta que fuiste tú misma y no te dio miedo decir que no te gustó un libro enviado directamente desde una editorial. Mucha gente dice cosas buenas solo por este hecho, pero tú eres tan honesta, y por eso la gente debe fiarse de tus opiniones. Te quiero mucho.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita, agradecería tu opinión. Aunque no responda, ten por seguro que te leo ;). Con cariño, Londres.