No soy un serial killer

miércoles, enero 6



















Para John Cleaver los cadáveres son cosa de todos los días. Es más, le gustan: los muertos no necesitan esa empatía que él es incapaz de sentir. Pero eso no es todo, además está obsesionado con los asesinos seriales, así que, por su bien y por la seguridad de las personas que lo rodean, su vida se rige por reglas que él mismo se impone. Tal vez así pueda evitar que su monstruo interno salga a la luz. Sin embargo, cuando comienzan a aparecer cuerpos desgarrados, John es el único que sabe que hay alguien, o algo, extraño detrás de esas muertes. Ahora tendrá que enfrentar un peligro que no puede controlar y que pone en riesgo a todas las personas que quiere.

Gracias a VyR editoras por el ejemplar.

Ya estaba desesperada por leer un libro que mereciera mis respetos a tal grado de convertirse en mi favorito, pero ahora mismo no estoy saltando de felicidad, porque siento que no he encontrado un tesoro, como realmente esperaba. Verán, el libro es bueno, me gustó, pero de pronto fue decayendo en cuanto a lo emocionante, y perdió el encanto.


No me convenció mucho la sinopsis. De hecho, no parece ser tan prometedora, y ni siquiera me tomé la molestia de prestarle la atención suficiente para imaginarme los hechos. Así que comencé desde cero. No quise leer la reseña de Bohemio en su blog (al menos no completa), porque quería tener mi propia opinión y crear mis propios escenarios de la trama.



El libro está escrito en primera persona, narrado desde la perspectiva del protagonista, John Cleaver, en verbo pasado.

Así pues, John Cleaver es un psicótico, que sabe que tiene pensamientos sobre la muerte el tiempo suficiente para desear matar. Es un chico...como siempre, diferente a los demás, por la razón de que no sabe relacionarse sentimentalmente con los humanos. No los comprende, y para él, una persona es una cosa: o sea, nada. Debo decir que no me creí por completo la personalidad de John, ya que según decía que estaba controlándose para no matar a su madre, o a obsesionarse con alguien tanto hasta el punto de querer matarlo. Siento que todo esto es por falta de amor, y porque comenzó a trabajar tan chico en la funeraria de su madre, viendo a los cadáveres y trabajando con ellos, sintiendo el menor respeto por sus cuerpos putrefactos y marchitos.

LA VERDAD, John me ha parecido un muchacho algo chiflado, que necesita atención psicológica seria y muy profesional URGENTE. El protagonista está obsesionado con los asesinos seriales (o serial killers, como dice el título del libro), y a juzgar por sus diálogos, es bastante listo. Y no solo por esto, sino por sus propias acciones.

Estaría mintiendo al decir que este libro no me gustó, porque la verdad fue bastante entretenido y tiene esa chispa que todos las historias deberían tener.


''El verdadero terror no venía de monstruos gigantes, sino de gente ordinaria con aspecto inocente.''

Bueno, ésta ha sido la última lectura del año 2015, y lamento haber tardado taaaanto en escribir reseña, pero de verdad no encuentro las palabras adecuadas para darles a entender lo que me pareció éste libro.

Había leído por ahí a una chica que no estaba muy convencida con el cambio de género del libro; pero, a mi me encantó y creo que eso es una de las cosas que lo hacen especial. El personaje principal tiene una personalidad muy bien definida, y aunque no pueda entender perfectamente su comportamiento, eso es lo que me gusta, ya que hace del personaje algo más real.

Aunque sigo pensando que le falta más emoción al libro, más...misterio que haga que los engranes de nuestro cerebro comiencen a trabajar, ya saben.



PUNTUACIÓN
3.5/5

¡Les mando un fuerte abrazo y que éste año nuevo esté lleno de buenas lecturas!





Londres.

1 comentario:

  1. Pues con todo lo que rueda por ahí, me parece que lo voy a dejar pasar. Gracias por la información.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita, agradecería tu opinión. Aunque no responda, ten por seguro que te leo ;). Con cariño, Londres.