Neverwhere

jueves, marzo 10




Título: Neverwhere
Autor: Neil Gaiman
Páginas: 414
Editorial: Rocaeditorial



Neverwhere cuenta la historia de Richard Mayhew, un joven londinense con una vida ordinaria que cambia para siempre cuando se sumerge a través de los intersticios de la realidad en el subsuelo de Londres. Allí, como debajo de cada gran ciudad, existe un mundo desconocido e invisible, plagado de seres extraños, en el que sobrevivir dependerá de abrir las puertas adecuadas. Porque hay mundos bajo tus pies, espías bajo las escaleras y formas que esperan al otro lado de los portales que sólo has atisbado en tus sueños, Tras leer Neverwhere, nunca volverás a pasar por los sombríos lugares del mundo moderno con la misma confianza infantil.


Ohhh, me he tardado un siglo en leer este libro. Algunos habrán visto mis publicaciones de facebook donde compartía mi desesperación diciéndoles que Neil no logró cautivarme esta vez. Pues si El océano al final del camino me desesperó un poco porque sentía que estaba siendo un poco lento, este libro sin duda me sacó de mis casillas. Sí, no tengo paciencia, y aún sigo un poco insatisfecha y triste en cuanto a esta historia.

La trama trata de un chico llamado Richard Mayhew (amo su apellido), que mantiene una rutina común y corriente en el mundo humano. Tiene una hermosa prometida (e insoportable), un trabajo y un departamento para él solo. Como quien dice, su vida es como la de todo ser humano y parece ser que tiene todo controlado.


La verdad no tengo idea de cómo rayos le hacía Richard para aguantar las exigencias y berrinches de Jessica (ahora comprendo la frase ''El amor es ciego''), supongo que porque el protagonista era un atarantado. Así como lo oyen, Richard, que se supone que es el protagonista, no es de mucha utilidad a lo largo de casi todo el libro. En pocas palabras, sale sobrando y es un niñito indefenso que necesita que lo protejan.

Ahora bien, centrándonos en el giro repentino de la historia, la fantasía se encuentra con la realidad, y aparece...Puerta (que me gustaría más que le hubieran dejado Door): una chica herida, sucia y apestosa en el momento menos oportuno.

Y desde el instante en que Richard decidió acoger a la chica, Jessica hace berrinches y...bueno, seamos realistas, aunque a él le doliese, le hizo un favor. Supongo que ya saben a lo que me refiero. 

A partir de ese momento, Richard se ve envuelto en unas aventuras bastante enredadas y difíciles de comprender para su mente humana, cerrada.
El objetivo de la historia principalmente es proteger a Puerta de Croup y Vandemar, un par de seres...¿ani-humanos? despiadados, crueles, y siempre hambrientos por torturar, desmembrar, despellejar y...por supuesto, hacer sufrir y matar a cualquier ser vivo. Todo esto por diversión. Así pues, estos dos personajes van a jugar un papel muy traicionero, como cabe esperar, pero al mismo tiempo tendrán un jefe que les ordena lo que tienen que hacer (no sin antes tener una promesa de pago). Así como lo leen, Croup y Vandemar son hombres de negocios, por decirlo así. No hacen nada sin obtener algo a cambio.

Estos hombres tienen habilidades sobrenaturales, aunque me recuerda a los villanos tontos de las historias, como los ladrones de Mi Pobre Angelito. 

Tengo que admitir que me ha costado bastante introducirme en la historia, porque no lograba concentrarme en absoluto y no podía darme una idea de cómo eran los escenarios que describía Neil. Es decir, se supone que...Neverwhere, o...podríamos llamarle Submundo o Ciudad de Abajo, es una ciudad en ruinas, ya que todas las cosas olvidadas del mundo humano (o el de Arriba), caían por las alcantarillas para volverse parte de un Submundo mayormente habitado por suciedad y túneles de aguas residuales.

''-¿Te gusta el gato?- le preguntó.  -Sí- contestó Richard-, me gustan mucho los gatos.  Anestesia parecía aliviada.  -¿Muslo?- le preguntó-. ¿O pechuga? ''
Siento que Gaiman no ha podido lograr construir una escritura que guíe al lector lo suficiente en las escenas que él creó, ya que siento que faltó mucha descripción en cuanto a muchas cosas. O sea, todo se basa en trenes subterráneos y túneles, pero en ningún momento nos dicen cómo es posible que en la Ciudad de Arriba esté el río Támesis y debajo también y haya un cielo, cuando estamos hablando de una ciudad DEBAJO de otra. Eso es lo que me confunde demasiado, así que si alguien quiere explicarme, se lo agradecería.

Otra cosa más, es que me encantó ese toque de maldad en el Ángel Islington, que al principio lo imaginé como una mujer con voz de hombre (lo cual me pareció bastante gracioso) y sentí ese espíritu demoníaco y hambriento de poder.

Una observación muy interesante, es que, en Coraline, uno de los muchos y maravillosos libros de este autor, las ratas juegan un papel un tanto...característico en la historia, pero, ¡Oh, sorpresa! También en Neverwhere las ratas aparecen y ésta vez son veneradas.

No sé de donde se inspira este autor para escribir este tipo de historias. Me sorprendió mucho la creación de algunos escenarios, ya que me han dejado muy impresionada y desde luego atrajeron mi atención desde el primer momento en que leí las escenas.

Me encariñé bastante con los personajes, y me gustó mucho que cada uno de ellos jugara un papel importante en esta historia. Siento mucha unidad en cada uno de ellos, incluso con los villanos, que me son imposible odiarlos, como Lord Voldemort.
Pero claro, no debo comparar a Harry Potter con este libro, ni con ningún otro porque son cosas muy distintas.

Podemos ver, que conforme la historia avanza y va tomando forma, el protagonista evoluciona como persona, tanto física como emocionalmente hablando, y podemos observar, sin muchas esperanzas, un vago romance entre Puerta, y Richard.
Sin embargo, le agradezco a Neil que, una vez más, no haya hecho que todo girara en torno a este sentimiento.

Me siento muy identificada con una frase, porque siempre he pensado que éste mundo no forma parte de mi naturaleza mental. Bueno, ustedes me entienden, prefiero mil veces vivir en un mundo donde pueda luchar contra dragones que contra otras adversidades de la vida humana actual.

Este mundo es aburrido, ¡OH DIOS!  Gracias a los libros por permitirme introducirme en mundos diferentes. Hacen la realidad un poquito más soportable.

''Era como asomarse por un instante a un mundo de aventura e imaginación. Y no era real. Eso fue lo que se dijo a sí mismo.''

Bueno, me gustaría decir mucho más, pero no podría hacerlo sin darles un spoiler masivo, de esos que hacen que me quieran matar.

Así que, saludos y ya me contarán qué les pareció este libro, si es que lo han leído. ¡Besos!


Londres.


No hay comentarios:

¿Qué opinas?

Gracias por tu visita, agradecería tu opinión. Aunque no responda, ten por seguro que te leo ;). Con cariño, Londres.