El ladrón de céntimos

domingo, abril 10



Título: El ladrón de céntimos
Autor: Christophe Paul
Páginas: 284
Editorial: Ediciones B



¿Hasta dónde se puede llegar por dinero? Este libro cuenta la historia de Henri Pichon, un tranquilo y brillante informático cuya rutina se ve alterada por un accidente fortuito. Un suceso que cambiará su destino y el de quienes lo rodean. Una novela dedicada a todos los que han sufrido alguna vez la soberbia, la codicia y las injusticias del sistema financiero. Un recorrido trepidante por las calles de París desde Montmatre hasta La Défense, pasando por el ultramoderno barrio financiero. Tras la salida de la versión digital, Ediciones B publica ahora la novela en papel.



Primero que nada, le agradezco infinitamente a Christophe Paul por regalarme este libro por mi cumpleaños número diecisiete. Y lamento haber tardado en decidirme, de verdad. Me siento una malagradecida y una mala persona por no haberle dado una oportunidad antes. Pero aquí estoy.

Ya saben que yo siempre soy sincera, me gusta serlo. Y tengo que decir que no sabía exactamente qué esperar del libro, porque el primero que leí anteriormente a este, del mismo autor, me dejó un poco atónita, por su escritura tan...culta y elaborada, al mismo tiempo que la trama fue bastante profesional.


Sin embargo, necesito decir que tuve algunos bloqueos en plena lectura, ya que tiene una escritura muy informática que me cuesta mucho comprender, y las historias de negocios no son lo mío, porque, como ya dije, no entiendo nada. Y no sólo me pasa con los libros, sino con las películas, así que estas sí que las evito a toda costa.

Algo que me gusta mucho de las tramas de Christophe, es que conecta las historias de cada uno de los personajes para cumplir con un propósito en específico (o algo así, al menos). 

El libro comienza con un accidente en el que cuatro personajes se ven involucrados, incluyendo al protagonista Henri Pichon, quien es enviado al hospital por un fuerte golpe en la cabeza. La actitud de los personajes frente a esta situación ha sido bastante madura y muy solidaria, y le he tomado un poco de cariño especialmente a Valérie. Hay una frase que me gustó bastante, y ésta es:

A veces ciertos acontecimientos permiten ver con más claridad y objetividad algunas cosas a las que estamos acostumbrados por la rutina.

Y no voy a negarlo, en muchas ocasiones necesité dejar a un lado el libro para descansar mi mente, ya que me parece que este tipo de vocabulario es demasiado para mi escaso entendimiento de lectora inexperta y principiante. A diferencia de La Confesión de Constanza (el primer libro que leí de este autor hace más o menos un año), tengo que admitir que este libro no me enganchó lo suficiente como para necesitar saber lo que sucedería a continuación. No podía conectarme con los personajes

Sin embargo, sé que esta lectura puede gustarles mucho más que yo, a pesar de esta pequeña crítica. Estoy totalmente agradecida con Christophe, pero tengo que ser sincera, no todos los libros van a gustarnos, y eso es lo que los hace tan especiales. Me culpo incluso a mí misma por no animarme a comenzar a escoger esos libros policíacos, pues de haberlo hecho supongo que no hubiese tenido este pequeño problema.

Podremos ver la abaricia de los personajes, que sufrirán una transformación repentina debido a su deseo de poder, y también nos daremos cuenta de hasta dónde son capaces de llegar sólo por dinero.

Felicito al autor por su fabulosa escritura, estoy segura de que este hombre tiene una mente brillante, y aunque no es mi género de lectura, aún así me siendo asombrada por sus obras y su extenso vocabulario y capacidad de pensar en cada pequeño detalle que desencadenará el conflicto central. Es una trama muy bien elaborada y...wow, estoy muy impresionada.

Me hubiese gustado un poco más que el autor le proporcionara al lector algunas fotografías de los lugares que escribe en francés, ya que me costó bastante imaginarme los lugares de los hechos.



CALIFICACIÓN 
3/5


1 comentario:

  1. Me ha parecido un libro bastante... Interesante, con la descripción que le has dado.
    La portada llamó mucho mi atención. El color gris y la imagen de la Torre Eiffel le han dado un toque... Artístico y llamativo (por lo menos para mí, sí).
    No he leído el libro, pero me parece que lo haré pronto.
    Te envió un abrazo grande y sí, tienes razón, no todos los libros pueden gustarnos y eso es lo que los hace especiales.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita, agradecería tu opinión. Aunque no responda, ten por seguro que te leo ;). Con cariño, Londres.