Witch Wars

martes, octubre 11



Sibéal Pounder, 289 páginas, Editorial SM

GOODREADS

Tiga Whicabim (adoro ese apellido), vive con su tutora, la señora Heks, que tiene una obsesión con el queso y lo único que parece saber cocinar son caldos de queso. 
Tiga vive en el cobertizo, al fondo del jardín de esta mujer, y carece de amor de cualquier tipo, al mismo tiempo que es objeto del maltrato y desprecio de su tutora. Es una niña muy solitaria que se entretiene jugando en el fregadero con los insectos.

Un día, un hada llamada Fran, ataviada de lujosas prendas y un enjambre de cabello azul bien estirado, atraviesa el jardín con el propósito de darle una noticia emocionante y al mismo tiempo increíble: Tiga es una bruja.

Por supuesto, la niña no cree esto a la primera, y lo que es aún más difícil de digerir, tiene que viajar a través de las tuberías (lo que me pareció muy original) para llegar a ciudad Ritzy


, que es habitada por brujas- ¿Por qué? Bueno, pues no solo porque sea bruja, sino porque ha sido nominada para participar en la Guerra de Brujas.

La Guerra de Brujas es...un concurso, donde se escogen cada nueve años, nueve niñas de nueve años de edad (nueve, nueve nueve!), para obtener el puesto de una...¿Bruja Suprema?

Sin embargo, hay un problema: ¿cómo ganas una competencia de brujas sin saber ningún encantamiento?

Fue una lectura que disfruté muchísimo, no puedo esperar a leer ya el segundo libro, aunque tendré que esperar a que llegue a México o apresurarme a comprarlo por internet, porque en Estados Unidos ya van por el tercero, si no me equivoco.



Sin embargo, a pesar de todas las buenas críticas de mi persona, me siento confundida y tengo la sensación de que los diálogos y vestimentas de las niñas, no son como para niñas de nueve años sino para adolescentes.

Bueno, este mundo está ambientado en un escenario a blanco y negro (pues las brujas que han decidido migrar al mundo de arriba de las cañerías se llevaron todo el color consigo) así que tengo que admitir que me ha sido un poquito difícil no echarle un poco más de imaginación colorida porque los tonos morados no podían faltar. También no fue muy fácil para mí imaginar a los personajes a mi manera, pues no sabía si imaginarlas como personas de verdad, o como dibujos. H e l p .

Gracias a la editorial SM por el ejemplar.

L O N D R E S 

4 comentarios:

  1. Con lo primero que cuentas me fue imposible no pensar en Harry Potter >.<. En fin, gracias por la reseña, no conocía estos libros y parecen una lectura agradable y entretenida.
    ¡Saludos! :)

    ResponderEliminar
  2. La sola edición ya me parece maravillosa! X

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Muchas gracias por la reseña, la verdad es que me ha parecido un libro muy curioso, con una bonita edición. Espero que puedas conseguir el segundo tomo :D

    ResponderEliminar
  4. Como bien dices, no parecen personajes de nueve años, parecen como de 14 o 15, pero bueno. Me llamó la atención lo del 999 o por lo menos me hizo gracia. Aunque personalmente no creo leer estos libros porque no acaban de llamar mi atención.
    Creo que también puede ser un poco el pleito que tengo con SM por dejar de traer algunos libros o no traerlos nunca... Pero bueno.
    Saludos :)

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita, agradecería tu opinión. Aunque no responda, ten por seguro que te leo ;). Con cariño, Londres.